Páginas

domingo, 31 de julio de 2011

Conocer los mundos

Hoy, antes del alba, súbí las colinas,
miré los cielos apretados de luminarias
y le dije a mi espíritu: cuando
conozcamos todos estos mundos y el placer y la sabiduria.

de todas las cosas que contienen,
¿estaremos tranquilos y satisfechos?
Y mi espíritu dijo: No,
ganaremos esas alturas sólo para seguir adelante.

Walt Whitman.

sábado, 30 de julio de 2011

¡Mira! La puerta está abierta

A Rabiya la acompañaba un místico sufí. Se llamaba Hassán. Este hombre debía haber escuchado la frase de Jesús: "Llama y se te abrirá. Pídelo y se te dará. Busca y lo hallarás". Así que cada día, en sus oraciones matinales, en las de la tarde, en las vespertinas, las nocturnas -los musulmanes rezan cinco veces al día-, le decía a Dios: "Estoy llamando muchísimo. ¿Por qué no se ha abierto todavía? Me estoy rompiedo la cabeza contra tu puerta, Señor. Ábrela".
Un día, Rabiya le escuchó. Y también un segundo día. Y un tercero. Luego le dijo: "¿Cuándo mirarás Hassán? La puerta está abierta. No dices más que tonterías: "Estoy llamando, estoy llamando", y la puerta lleva abierta desde siempre ¡Mira! Pero estás demasiado ocupado con tu llamar y preguntado, deseando y buscando, y no puedes verlo. La puerta está abierta".

viernes, 29 de julio de 2011

"..."

Es bueno dar cuando nos piden, pero es mejor dar cuando no nos piden, ya que significa que comprendemos a los demás.

Khaili Gibrah.

jueves, 28 de julio de 2011

"..."

Cuando se abandonan todos los ángulos, cuando se está totalmente desnudo, carente de todo prejuicio, sin ninguna vestimenta, cuando se está en completo silencio, entonces se ve.

miércoles, 27 de julio de 2011

"..."

La verdad no es estática. La verdad es siempre nueva y sólo la puede comprender una mente que esté muriendo para toda acumulación, para toda experiencia, y que por lo tanto sea fresca, joven, inocente.

Krishnamurti.

martes, 26 de julio de 2011

Dentro de ti

Busca dentro de ti la solución de todos los problemas, hasta de aquellos que creas más exteriores y materiales. Dentro de ti está siempre el secreto; dentro de ti están todos los secretos. Aun para abrirte camino en la selva virgen, aun para levantar un muro, aun para tender un puente, has de buscar antes, en ti, el secreto. Dentro de ti hay tendidos ya todos los puentes. Están cortadas dentro de ti las malezas y lianas que cierran los caminos. Todas las arquitecturas están ya levantadas dentro de ti. Pregunta al arquitecto escondido: él te dará sus fórmulas. Antes de ir buscar el hacha de más filo, la piqueta más dura, la pala más resistente, entra en tu interior y pregunta... Y sabrás lo esencial de todos los problemas, y se te dará la más sólida de las herramientas. Y acertarás constantemente, pues dentro de ti llevas la luz misteriosa de todos los secretos.


Amado Nervo.

lunes, 25 de julio de 2011

domingo, 24 de julio de 2011

"..."

Debes aprender a estar suficientemente callado para escuchar el sonido de lo genuino que anida en tí, de modo que puedas apreciarlo en los demás.

Marian Wright Edelman.

sábado, 23 de julio de 2011

El significado del éxito

Ganarse el respeto de las personas inteligentes y el cariño de los niños. Apreciar la naturaleza de de todo lo que nos rodea. Buscar y fomentar lo mejor de los demás. Dar el regalo de ti mismo a otros sin pedir nada a cambio, porque es dando como recibimos. Haber cumplido una tarea, como salvar un alma perdida, curar a un niño enfermo, escribir un libro o arriesgar tu vida por un amigo. Haber celebrado y reído con gran entusiasmo y alegría cantado con exaltación. Tener esperanza incluso en tiempos de desesperación, porque mientras hay esperanza hay vida. Amar y ser amado. Ser entendido y entender. Saber que alguién ha sido un poco más feliz porque tú has vivido. Éste es el significado del éxito.

Ralph Waldo Emerson.

viernes, 22 de julio de 2011

"..."

Debemos enseñar a soñar a nuestros hijos con los ojos abiertos.

Harry Edwards.

jueves, 21 de julio de 2011

Paciente maduración

El gran escritor griego Nikos Kazantzakis cuenta que, cuando era niño, se
fijó en una crisálida adherida a un árbol, donde una mariposa se preparaba
para salir. Esperó algún tiempo, pero como estaba demorando mucho, decidió
acelerar el proceso. Comenzó a calentar la crisálida con su aliento. La
mariposa terminó saliendo, pero sus alas aún estaban amarradas y terminó por
morir poco tiempo después.

“Era necesaria una paciente maduración hecha por el Sol, y yo no supe
esperar”, dijo Kazantzakis. “Aquel pequeño cadáver es, hasta hoy, uno de los
mayores pesos que tengo en la conciencia. El me hizo entender lo que es un
verdadero pecado mortal: forzar las grandes leyes del Universo. Es preciso
paciencia, aguardar la hora exacta y seguir con confianza el ritmo que Dios
escogió para nuestra vida”.

miércoles, 20 de julio de 2011

"..."

Conócete a ti mismo.

Quilon de Esparta.

martes, 19 de julio de 2011

"..."

Dos caminos se bifurcaban en el bosque, y yo, yo tomé el menos transitado. Y eso lo cambió todo.

Robert Frost.

lunes, 18 de julio de 2011

Creer en brujas

Un joven predicador cogió cien mil dólares de la caja fuerte de la iglesia y los perdió jugando en la bolsa. A continuación le dejó su hermosa esposa. Lleno de desesperación fue hacía el río, y estaba a punto de tirarse del puente, cuando le detuvo una mujer que lleva un abrigo negro, con una cara arrugada y el pelo gris greñoso.
-No saltes -dijo con voz áspera-. Soy una bruja, y te concedo tres deseos ha cambio de que hagas algo por mí!
-No hay nada que pueda salvarme -contestó él.
-No digas tonterías -aseguró ella, ¡Alakazam! El dinero vuelve a estar en la caja de la iglesia. ¡Alakazam! Tu esposa está esperándote amorosa en casa. ¡Alakazam! ¡Ahora tienes doscientos mil dólares en banco!
-¡Pero que maravilla! -balbuceó el predicador- ¿Qué tengo que hacer por ti?
-Pasar la noche haciéndome el amor.
Pensar en dormir con aquella vieja bruja desdentada resultaba repelente, pero valía la pena, así que fueron a un motel cercano. Por la mañana, una vez pasada la ordalía nocturna, el sacerdote se hallaba vistiéndose para regresar a casa cuando el cardo borriquero que seguía en cama le preguntó:
-Dime cariño, ¿qué edad tienes?
-¡Tengo 42 años! -contestó él- ¿Por qué?
-¿No eres ya un poco mayor para seguir creyendo en brujas?

domingo, 17 de julio de 2011

"..."

Son l@s loc@s l@s que abren el camino que luego recorrerán l@s sabi@s.

sábado, 16 de julio de 2011

"..."

El que ha naufrado tiembla, incluso, ante las olas tranquilas.

Ovidio.

viernes, 15 de julio de 2011

Tratar a un hombre

Trata a un hombre como es y seguirá siendo lo que es.
Trata a un hombre como puede llegar a ser,
y se convertirá en lo que puede llegar a ser.

Johann Wolfgang Goethe.

jueves, 14 de julio de 2011

Un maestro zen decía...

"Está claro, así que es difícil de ver. Había una vez un tonto que buscaba una hoguera con un farol encendido. Si hubiera sabido lo que era el fuego, hubiera podido prepararse mucho antes el arroz".

miércoles, 13 de julio de 2011

"Mi compañía"

No era consciente de lo aburrido que podía resultar como compañía hasta que estuve allí, solo, sentado conmigo mismo.

Había oído infinidad de veces todas las cosas que suelo decir y no me sentía de humor para repetirlas...

lunes, 11 de julio de 2011

"..."

Si lo puedes soñar, lo puedes hacer.

Walt Disney.

domingo, 10 de julio de 2011

"..."

Sólo hay una forma de resistir el frío:
estando contento de que haga frío.

Alain.

sábado, 9 de julio de 2011

"..."

Todo ser humano, si se lo propone, puede ser el escultor de su propio cerebro.

Santiago Ramón y Cajal.

viernes, 8 de julio de 2011

La señora Pepita

La señora Pepita, bien equilibrada y orgullosa, de 92 años de edad,
completamente lista cada mañana a las 8 en punto, con su cabello peinado al
estilo de peluquería y un maquillaje perfectamente aplicado, aún siendo casi
ciega, se mudó hoy para un asilo de ancianos. El que había sido su marido
durante 70 años, había muerto recientemente, obligando a que esta mudanza
fuera necesaria.

Después de muchas horas de esperar pacientemente en la recepción del asilo
de ancianos, ella sonrió muy dulcemente cuando le avisaron que su habitación
estaba lista. Mientras maniobraba su andador hacia el ascensor y yo le iba
dando una descripción detallada de su pequeño cuarto, incluyendo las sábanas
y cortinas que habían sido colgadas en su ventana, dijo: "me encantan", con
el entusiasmo de un chiquillo de 8 años al que acaban de mostrar un nuevo
cachorro.

- Sra. Pepita, usted aún no ha visto el cuarto... espere.
- Eso no tiene nada que ver, contestó. La felicidad es algo que uno decide
con anticipación. El hecho de que me guste mi cuarto o no me guste, no
depende de cómo esté arreglado el lugar, depende en como yo arregle mi
mente. Ya había decidido de antemano que me encajaría.

Es una decisión que tomo cada mañana al levantarme. Estas son mis
posibilidades: Puedo pasarme el día en cama, enumerando las dificultades que
tengo con las partes de cuerpo que ya no funcionan, o puedo levantarme de la
cama y agradecer por las que sí funciona. Cada día es un regalo y, durante
el tiempo que mis ojos se abran, me enfocaré en el nuevo día y en las
memorias felices que he guardado en mi mente... sólo en este momento de mi
vida. La vejez es como una cuenta bancaria... uno extrae de lo que ha
depositado en ella.

Entonces, mi consejo para ti sería que deposites gran cantidad de felicidad
en la cuenta bancaria de tus recuerdos. Gracias por lo que has hecho para
llenar mi banco de memorias. Sigo depositando, ¿y tú?

jueves, 7 de julio de 2011

Realizar tu sueño

-¿Y cuando piensas realizar tu sueño? -le preguntó el Maestro a su discípulo.
-Cuando tenga la oportunidad de hacerlo -respondió éste.
El Maestro le contestó:
-La oportunidad nunca llega. La oportunidad ya está aquí.

Anthony de Mello.

miércoles, 6 de julio de 2011

"..."

La vida es maravillosa si no se le tiene miedo.

Charles Chaplin.

martes, 5 de julio de 2011

"..."

Los jardines no se hacen diciendo "¡qué bonito!" y sentándose a la sombra.

Rudyard Kipling.

lunes, 4 de julio de 2011

"..."

Los que dicen que es imposible no deberían interrumpir a los que lo están haciendo.

Thomas Alva Edison.

domingo, 3 de julio de 2011

Donde el corazón te lleve

Cada vez que te sientas extraviado, confuso, piensa en los árboles. Recuerda su manera de crecer. Recuerda que un árbol de gran copa y pocas raíces es derribado por la primera ráfaga de viento, en tanto que un árbol con muchas raíces y poca copa a duras penas deja circular su savia.

Raíces y copa han de tener la misma medida, has de estar en las cosas y sobre ellas: sólo así podrás ofrecer sombra y reparo, sólo así al llegar la estación apropiada podrás cubrirte de flores y frutos.

Y luego, cuando ante ti se abran muchos caminos y no sepas cuál recorrer, no te metas en uno cualquiera al azar: siéntate y aguarda, respira con la confiada profundidad con que respiraste el día en que viniste al mundo, sin permitir que nada te distraiga, aguarda y aguarda más aún.

Quédate quieto, en silencio, y escucha a tu corazón: y cuando te hable, levántate y ve donde él te lleve.

Susana Tamaro
(Donde el corazón te lleve)

sábado, 2 de julio de 2011

El carpintero que había contratado para ayudarme a reparar una vieja granja
acababa de finalizar un duro primer día de trabajo. Su cortadora eléctrica
se dañó y le hizo perder más de una hora de trabajo y luego su antiguo camión se
negó a arrancar. Mientras lo llevaba a casa, se sentó en silencio. Una vez
que llegamos, me invitó a conocer a su familia. Mientras nos dirigíamos a la
puerta se detuvo brevemente frente a un pequeño árbol, tocando las puntas
de las ramas con ambas manos. Cuando se abrió la puerta ocurrió una
sorprendente transformación.

Su bronceada cara estaba plena de sonrisas. Abrazó a sus dos pequeños hijos
y le dio un beso a su esposa. Posteriormente me acompañó hasta mi automóvil.

Cuando pasamos cerca del árbol, sentí curiosidad y le pregunté acerca de lo
que lo había visto hacer un rato antes.

“ !Oh! ese es mi árbol de problemas, contestó. Sé que yo no puedo evitar
tener problemas en el trabajo, pero una cosa es segura: los problemas no
pertenecen a la casa, ni a mi esposa, ni a mis hijos. Así que simplemente
los cuelgo en el árbol cada noche cuando llego a casa. Luego en la mañana
los recojo otra vez. Lo divertido es, añadió sonriendo, que cuando salgo en
la mañana a recogerlos, no hay tantos como los que recuerdo haber colgado
la noche anterior.”

Historia perteneciente al libro "El Silencio de Dios - Historias de Luz y
Sabiduría".

viernes, 1 de julio de 2011

"..."

Tu pensamiento crea tu realidad.

Marco Aurelio.