Páginas

sábado, 31 de marzo de 2012

"..."

“- Nadie, Devendrenath, nadie puede vivir sin amor. Incluso el anacoreta que durante toda su vida se aísla en una cueva, necesita de su gran amor a la Divinidad. Nunca olvides que cuando un ser humano no ama, se va secando por dentro y eso es lo más triste que puede ocurrirle a una criatura de Dios.”

 Fragmento  de “Ananda el yogui errante”
Ramiro A. Calle

viernes, 30 de marzo de 2012

Pobrezas

Pobres, lo que se dice pobres, son los que no tienen tiempo para perder el tiempo.
Pobres, lo que se dice pobres, son los que no tienen silencio, ni pueden comprarlo.
Pobres, lo que se dice pobres, son lo que tienen piernas que se han olvidado de caminar; como las alas de las gallinas se han olvidado de volar.
Pobres, lo que se dice pobres, son lo que comen basura y pagan por ella, como si fuese comida.
Pobres, lo que se dice pobres, son los que tienen el derecho de respirar mierda, como si fuera aire, sin pagar nada por ella.
Pobres, lo que se dice pobres, son los que no tienen más libertad que la libertad de elegir entre uno y otro canal de televisión.
Pobres, lo que se dice pobres, son los que viven dramas pasionales con las máquinas.
Pobres, lo que se dice pobres, son lo que son siempre muchos y están siempre solos.
Pobres, lo que se dice pobres, son los que no saben que son pobres.

Eduardo Galeano

jueves, 29 de marzo de 2012

El lujo

El lujo es perverso. Siempre te roba mucho más de lo que te entrega. Cuando te sientas inclinado hacia él, rebélate y considera que todo es transitorio, efímero, excepcto tu atmán. El hombre nada tiene al nacer y nada puede llevarse al morir. Hay gente que pasa toda su vida acumulando riquezas, como si pudiera servirse de ellas en sus otras existencias.

"Ananda el yoqui errante"
Ramiro A. Calle

miércoles, 28 de marzo de 2012

martes, 27 de marzo de 2012

Historias de Luz y Sabiduría - 8 minutos

Cuenta la leyenda que una mujer pobre con un niño en los brazos, pasando delante de una caverna escuchó una voz misteriosa que allá adentro le decía:
- "Entra y toma todo lo que desees, pero no te olvides de lo principal. Recuerda algo: Después que salgas, la puerta se cerrará para siempre. Por lo tanto, aprovecha la oportunidad, pero no te olvides de lo principal....."
La mujer entró en la caverna y encontró muchas riquezas. Fascinada por el oro y por las joyas, puso al niño en el piso y empezó a juntar, ansiosamente, todo lo que podía en su delantal.
La voz misteriosa habló nuevamente. - " Tienes solo ocho minutos " Agotados los ocho minutos, la mujer cargada de oro y piedras preciosas, corrió hacia fuera de la caverna y la puerta se cerró... recordó, entonces, que el niño quedó allá y la puerta estaba cerrada para siempre.
La riqueza duró poco y la desesperación, siempre.
Lo mismo ocurre, a veces, con nosotros. Tenemos unos 80 años para vivir en este mundo, y una voz siempre nos advierte: "¡No te olvides de lo principal!" Y lo principal son los valores personales, el amor, la paz, la familia, los amigos, la vida… Pero la ganancia, la riqueza, los placeres materiales nos fascinan tanto que lo principal siempre se queda a un lado.
Así agotamos nuestro tiempo aquí, y dejamos a un lado lo esencial: "¡Los tesoros del alma!".


Historia perteneciente al libro "El Silencio del Hombre - Historias de Luz y Sabiduría"

lunes, 26 de marzo de 2012

El arte de Hablar - La virtud de Callar

HABLAR es fácil, pero CALLAR requiere prudencia y dominio.
HABLAR oportunamente, es acierto.
HABLAR frente al enemigo, es civismo.
HABLAR ante la injusticia, es valentía.
HABLAR para rectificar, es un deber.
HABLAR para defender, es compasión.
HABLAR ante un dolor, es consolar.
HABLAR para ayudar a otros, es caridad.
HABLAR con sinceridad, es rectitud.
HABLAR de si mismo, es vanidad. HABLAR restituyéndote fama, es honradez.
HABLAR disipando falsos, es conciencia.
HABLAR de defectos, es lastimar.
HABLAR debiendo callar, es necedad.
HABLAR por hablar, es tontería.

sábado, 24 de marzo de 2012

"..."

Conozco bastante bien mis lamentables defectos, pero toda la fuerza me viene de tal conocimiento.

Gandhi.

viernes, 23 de marzo de 2012

Elogio de la imaginación

Hace unos años, la BBC preguntó a los niños británicos si preferían la televisión o la radio. Casi todos se pronunciaron por la televisión, lo que fue algo así como comprobar que los gatos maúllan o que los muertos no respiran. Pero entre los poquitos niños que eligieron la radio, hubo uno que explico:

- Me gusta más la radio, porque por radio veo paisajes más lindos.

Eduardo Galeano

jueves, 22 de marzo de 2012

Es un chiste...

En alguna gran avenida de alguna gran ciudad latinoamericana, alguien espera para cruzar. Plantado al borde de la acera, ante la ráfaga incesante de automóviles, el peaton espera diez minutos, veinte minutos, una hora. Entonces vuelve la cabeza y ve que hay un hombre recostado en la pared, fumando y le pregunta:

- Oiga: ¿Cómo hago para pasar al otro lado?

- No sé. Yo nací en éste.

martes, 20 de marzo de 2012

El cuento del yogui errante

Era un yogui errante que había obtenido un gran progreso interior. Se sentó a la orilla de un camino y, de manera natural, entró en éxtasis. Estaba en tan elevado estado de consciencia que se encontraba ausente de todo lo circundante.

Poco después pasó por el lugar un ladrón y, al verlo, se dijo: “Este hombre, no me cabe duda, debe ser un ladrón que, tras haber pasado toda la noche robando, ahora se ha quedado dormido. Voy a irme a toda velocidad no vaya a ser que venga un policía a prenderle a él y también me coja a mí”. Y huyó corriendo. No mucho después, fue un borracho el que pasó por el lugar.

Iba dando tumbos y apenas podía tenerse en pie. Miró al hombre sentado al borde del camino y pensó: “Éste está realmente como una cuba. Ha bebido tanto que no puede ni moverse”.

Y, tambaleándose, se alejó. Por último, pasó un genuino buscador espiritual y, al contemplar al yogui, se sentó a su lado, se inclinó y besó sus pies.
….

Así como cada uno proyecta lo que lleva dentro, así el sabio reconoce al sabio.

lunes, 19 de marzo de 2012

La lección del paquete de galletas

Cuando aquella tarde llegó a la vieja estación le informaron que el tren en que ella viajaría se retrasaría aproximadamente una hora.

La elegante señora, un poco fastidiada, compró una revista, un paquete de galletas y una botella de agua para pasar el tiempo.

Buscó un banco en el andén central y se sentó preparada para la espera.

Mientras hojeaba su revista, un joven se sentó a su lado y comenzó a leer un diario.

Imprevistamente, la señora observó cómo aquel muchacho, sin decir una sola palabra, estiraba la mano, agarraba el paquete de galletas, lo abría y comenzaba a comerlas, una a una, despreocupadamente.


viernes, 16 de marzo de 2012

La proyección

La proyección es la base de la percepción.
El mundo que ves es lo que tu has puesto en él y nada más…
Es el testimonio de tu estado mental,
la imagen exterior de un estado anterior.
Tal como un hombre piensa, así percibe.
Por lo tanto, no intentes cambiar el mundo;
opta por cambiar tu manera de pensar en el mundo.

Alejandro Jodorowsky

jueves, 15 de marzo de 2012

miércoles, 14 de marzo de 2012

Cuento algo afgano

Un hombre viaja en metro.
Está pensando en el trabajo que le espera en la oficina.
De repente alza la vista y le parece que otro hombre en el asiento de enfrente lo mira fijamente.
En su abstracción, ni siquiera nota que lo que ve es solamente su imagen reflejada en un espejo.
- ¿De qué conozco a este tipo? - se pregunta al notar que su rostro le es familiar.
Vuelve a mirar y la imagen, como es obvio, le devuelve la sonrisa.
- Y él también me conoce -se dice en silencio.
Por más que intenta dejar de pensar en esa imagen de la cara familiar, no consigue alejarla de su mente.
El hombre llega a su destino y, antes de ponerse de pie para bajar del tren, saluda a su supuesto compañero de viaje con un gesto que, como no podía ser de otra manera, el otro devuelve inmediatamente.
En su trabajo, no puede dejar de preguntarse:
- ¿De qué conozco yo a este tipo?
Cómo le gustaría tener una fotografía de ese hombre para poder mostrársela a sus compañeros. Quizás alguno de ellos podría ayudarle a identificarlo....
Al finalizar su jornada decide caminar hasta su casa para darse el tiempo de buscar en su memoria.
Una hora más tarde entra en su apartamento, todavía sin respuesta. Se ducha, cena, mira la televisión; pero no puede prestar atención.
- ¿Dónde he visto a ese hombre? -se pregunta todavía al acostarse.
A la mañana siguiente se despierta con una sonrisa.....
- Ya sé -dice en voz alta, sentándose de golpe en la cama y golpeándose la frente con la palma de la mano-, ¿Cómo no me di cuenta antes?
Ha resuelto el problema que lo tenía ocupado.
-¡Lo conozco de la peluquería!

martes, 13 de marzo de 2012

lunes, 12 de marzo de 2012

La impunidad de los exterminadores del planeta

Crímenes contra la gente, crímenes contra la naturaleza: la impunidad de los señores de la guerra es hermana gemela de la impunidad de los señores que en la tierra comen naturaleza y en el cielo engullen la capa de ozono.

Las empresas que más éxito tienen en el mundo son las que más asesinan al mundo; y los países que deciden el destino del planeta son los que más méritos hacen para aniquilarlo.

"Patas arriba. La escuela del mundo al revés"
(Eduardo Galeano)

domingo, 11 de marzo de 2012

Actitudes ante la investigación del sentido de la vida

Todo ser racional, en un momento u otro de su vida, tiene que detenerse a pesar de su más o menos agitado ritmo de vida diaria, para enfrentarse con un enigma fundamental que exige una respuesta clara, inmediata y contundente: Yo, ¿por qué existo?, ¿para qué estoy viviendo?, ¿cuál es el sentido de mi existencia?, ¿qué es la vida?
Son numerosas las personas que ante preguntas “tan extrañas” después de otear brevemente su horizonte intelectual y revisar rápidamente su archivo de datos y experiencias personales, presionados por los problemas inmediatos a resolver o por su rutina habitual de acción, zanjan la cuestión con un elocuente encogimiento de hombros y prosiguen sus actividades, luchas y problemas, sin comprender nada de esa vida en la que luchan y por la que luchan; más bien sintiéndose aliviados al alejar de si tales pensamientos perturbadores.
Otras personas, las más, se contestarán a sí mismas de acuerdo con las lecciones aprendidas en su infancia o juventud. Y aquí encontramos varios grupos:
El grupo en el que prevalece una formación científica, se satisfará afirmado que la vida no es más que un proceso de lucha por la supervivencia, de adaptación progresiva al medio ambiente, de evolución de un proceso orgánico, etc.

viernes, 9 de marzo de 2012

Árboles sin sombra

Cuando un hombre planta árboles a cuya sombra sabe que nunca habrá de sentarse, ha comenzado a entender el sentido de la vida.

jueves, 8 de marzo de 2012

Murió quien te bloqueaba

Un día, cuando los empleados llegaron a trabajar, encontraron en la recepción un enorme letrero en el que estaba escrito:

"Ayer falleció la persona que impedía el crecimiento de usted en esta Empresa. Está invitado al velatorio, en el área de deportes".

Al comienzo, todos se entristecieron por la muerte de uno de sus compañeros.
Pero después comenzaron a sentir curiosidad por saber quién era el que estaba impidiendo el crecimiento de sus compañeros y la empresa.
La agitación en el área deportiva era tan grande que fue necesario llamar a los de seguridad para organizar la fila en el velatorio. Conforme las personas iban acercándose al ataúd, la excitación aumentaba: ¿Quién será el que estaba impidiendo mi progreso? ¡Qué bueno que el infeliz murió!!
Uno a uno, los empleados agitados se aproximaban al ataúd, miraban al difunto y tragaban saliva. Se quedaban unos minutos en el más absoluto silencio, como si les hubieran tocado lo más profundo del alma.
Pues bien, en el fondo del ataúd había un espejo, cada uno se veía a sí mismo, con el siguiente letrero:

"Sólo existe una persona capaz de limitar tu crecimiento: ¡TU MISMO"!

Tú eres la única persona que puede hacer una revolución en tu vida. Tú eres la única persona que puede perjudicar tu vida, y tú eres la única persona que se puede ayudar a sí mismo. Tu vida no cambia cuando cambia tu jefe, cuando tus amigos cambian, cuando tus padres cambian, cuando tu pareja cambia. TU VIDA CAMBIA, CUANDO TU CAMBIAS. ERES EL ÚNICO RESPONSABLE POR ELLA. EXAMÍNATE Y NO TE DEJES VENCER"

El mundo es como un espejo, que devuelve a cada persona, el reflejo de sus propios pensamientos. La manera como tu encaras la vida es lo que hace la diferencia.

Historia perteneciente al libro "El Silencio del Hombre - Historias de Luz y Sabiduría"

martes, 6 de marzo de 2012

El paradigma de la riqueza

Una vez, un padre de una familia acaudalada llevó a su hijo a un viaje por el interior del país, con el firme propósito de que éste viera cuan pobre podría llegar a ser la gente de campo. Que comprendiera el valor de las cosas y lo afortunados que eran ellos, que parecían tenerlo todo. Estuvieron por espacio de un día y una noche completos, en una granja de una familia campesina muy humilde.
Al concluir el viaje y de regreso a casa, el padre pregunta a su hijo:
- ¿Qué te pareció el viaje?
- Muy bonito, papá.
- ¿Viste qué tan pobre y necesitada puede ser la gente?
- ¡Sí...!
- ¿Y qué aprendiste?
- Vi que nosotros tenemos un perro en casa, ellos tienen cuatro.
Nosotros tenemos una piscina de 25 metros, ellos tienen un riachuelo que
no tiene fin. Nosotros tenemos unas lámparas importadas en el patio,
ellos tienen las estrellas, Nuestro patio llega hasta el borde de la
casa, el de ellos tiene todo un horizonte. Especialmente, papá, vi
que ellos tienen tiempo para conversar y convivir en familia. Tú y
mamá tienen que trabajar todo el tiempo y casi nunca los veo.
Al terminar el relato el padre se quedó mudo... y su hijo agregó:
- Gracias papá, por enseñarme lo rico que podríamos llegar a
ser...

                                                                                       (Autor anónimo)

domingo, 4 de marzo de 2012

"..."

El cuerpo se agrieta y se descompone, pero el YO es permanente y divino.

sábado, 3 de marzo de 2012

"..."

"La democracia no es un punto de llegada,

sino de partida"

José Saramago.