Páginas

miércoles, 30 de abril de 2014

Cuento: "Gabriel García Márquez"

Algo muy grave va a suceder en este pueblo
Gabriel García Márquez
Nota: En un congreso de escritores, al hablar sobre la diferencia entre contar un cuento o escribirlo, García Márquez contó lo que sigue, "Para que vean después cómo cambia cuando lo escriba".
Imagínese usted un pueblo muy pequeño donde hay una señora vieja que tiene dos hijos, uno de 17 y una hija de 14. Está sirviéndoles el desayuno y tiene una expresión de preocupación. Los hijos le preguntan qué le pasa y ella les responde:-No sé, pero he amanecido con el presentimiento de que algo muy grave va a sucederle a este pueblo.
Ellos se ríen de la madre. Dicen que esos son presentimientos de vieja, cosas que pasan. El hijo se va a jugar al billar, y en el momento en que va a tirar una carambola sencillísima, el otro jugador le dice:
-Te apuesto un peso a que no la haces.
Todos se ríen. Él se ríe. Tira la carambola y no la hace. Paga su peso y todos le preguntan qué pasó, si era una carambola sencilla. Contesta:
-Es cierto, pero me ha quedado la preocupación de una cosa que me dijo mi madre esta mañana sobre algo grave que va a suceder a este pueblo.
Todos se ríen de él, y el que se ha ganado su peso regresa a su casa, donde está con su mamá o una nieta o en fin, cualquier pariente. Feliz con su peso, dice:
-Le gané este peso a Dámaso en la forma más sencilla porque es un tonto.
-¿Y por qué es un tonto?
-Hombre, porque no pudo hacer una carambola sencillísima estorbado con la idea de que su mamá amaneció hoy con la idea de que algo muy grave va a suceder en este pueblo.

Entonces le dice su madre:

-No te burles de los presentimientos de los viejos porque a veces salen.

La pariente lo oye y va a comprar carne. Ella le dice al carnicero:
-Véndame una libra de carne -y en el momento que se la están cortando, agrega-: Mejor véndame dos, porque andan diciendo que algo grave va a pasar y lo mejor es estar preparado.
El carnicero despacha su carne y cuando llega otra señora a comprar una libra de carne, le dice:
-Lleve dos porque hasta aquí llega la gente diciendo que algo muy grave va a pasar, y se están preparando y comprando cosas.
Entonces la vieja responde:
-Tengo varios hijos, mire, mejor deme cuatro libras.
Se lleva las cuatro libras; y para no hacer largo el cuento, diré que el carnicero en media hora agota la carne, mata otra vaca, se vende toda y se va esparciendo el rumor. Llega el momento en que todo el mundo, en el pueblo, está esperando que pase algo. Se paralizan las actividades y de pronto, a las dos de la tarde, hace calor como siempre. Alguien dice:
-¿Se ha dado cuenta del calor que está haciendo?
-¡Pero si en este pueblo siempre ha hecho calor!
(Tanto calor que es pueblo donde los músicos tenían instrumentos remendados con brea y tocaban siempre a la sombra porque si tocaban al sol se les caían a pedazos.)
-Sin embargo -dice uno-, a esta hora nunca ha hecho tanto calor.
-Pero a las dos de la tarde es cuando hay más calor.
-Sí, pero no tanto calor como ahora.
Al pueblo desierto, a la plaza desierta, baja de pronto un pajarito y se corre la voz:
-Hay un pajarito en la plaza.
Y viene todo el mundo, espantado, a ver el pajarito.
-Pero señores, siempre ha habido pajaritos que bajan.
-Sí, pero nunca a esta hora.
Llega un momento de tal tensión para los habitantes del pueblo, que todos están desesperados por irse y no tienen el valor de hacerlo.
-Yo sí soy muy macho -grita uno-. Yo me voy.
Agarra sus muebles, sus hijos, sus animales, los mete en una carreta y atraviesa la calle central donde está el pobre pueblo viéndolo. Hasta el momento en que dicen:
-Si este se atreve, pues nosotros también nos vamos.
Y empiezan a desmantelar literalmente el pueblo. Se llevan las cosas, los animales, todo.
Y uno de los últimos que abandona el pueblo, dice:
-Que no venga la desgracia a caer sobre lo que queda de nuestra casa -y entonces la incendia y otros incendian también sus casas.
Huyen en un tremendo y verdadero pánico, como en un éxodo de guerra, y en medio de ellos va la señora que tuvo el presagio, clamando:
-Yo dije que algo muy grave iba a pasar, y me dijeron que estaba loca.

FIN


viernes, 25 de abril de 2014

Kothbiro

Ayub Ogada - Kothbiro (HQ)
 
 
"Kothbiro"
Artist: Ayub Ogada
Album: En Mana Kuoyo (1993)



martes, 22 de abril de 2014

miércoles, 16 de abril de 2014

El ciudadano criminal

Es raro el día que no me levante de la cama y al observar una nueva ley, reforma o ampliación de los deberes ciudadanos. Me encuentro con que cosas que hacíamos en el pasado y que eran perfectamente legales, hoy pueden ser causa de cárcel e incluso decenas de millones de euros de multa.

Es por ello que he tenido ocasión de leer como aquellos ciudadanos que sean pillados con placas solares sin autorización, los inspectores podrán incluso entrar en su vivienda sin previa autorización judicial, tal y como hacía la Gestapo cuando sospechaba que un judío se escondía en alguna parte oculta de una casa durante la segunda guerra mundial.

Nos obligan a consumir energía eléctrica de las empresas en las que estos políticos legisladores terminan sus días como consejeros, asesores, secretarios o vete tú a saber qué cargo “virtual” sobre el que recibe un desproporcionado salario obtenido quizás por la gratitud de leyes como estas.

En estos tiempos de crisis, nos impiden el auto consumo y la posibilidad de obtener medios autosuficientes que desahoguen un tanto la maltrecha economía de los ciudadanos españoles.

Tan exagerada es la ley que prevé multas de hasta 60 millones de Euros para aquellos que tengan placas que generen 200 vatios sin dar previamente alta a las mismas con las consiguientes tasas que eliminan el factor que hace interesante su instalación.

Cada día más esclavos.

Me indigna ver que en países del tercer mundo están tan civilizados que ni siquiera cobran por tener placas solares, países mucho más pobres que no se cuestionan robar a sus ciudadanos por disponer de unas cuantas células solares para alimentar algunas baterías o disponer de unos pocos vatios.

¿Dónde está el límite de estos irresponsables?, en ningún sitio, son infinitamente irresponsables.

J. L.
"La granja humana"

lunes, 14 de abril de 2014

Conferencia del Dr. Miquel Pros

Cómo cura la Avena, el alimento prodigioso
 
 
Publicado el 20/02/2014
Clase magistral de las virtudes de la Avena como alimento y medicamento a cargo del Dr. Miquel Pros. Comienza con un repaso de las propiedades de los diferentes cereales para finalmente focalizarse en el cereal preferido del Dr. Pros, La Avena.

jueves, 10 de abril de 2014

BioReprogramación®

Encuentra y sana el origen emocional de tus conflictos - Luz Dary
 
 
Publicado el 2/04/2014

Encuentra y sana el origen emocional de tus conflictos y enfermedades
Con la BioReprogramación®, se acompaña a la persona a escuchar su cuerpo y los mensajes que éste le da; a poner en la consciencia el origen de la enfermedad y de esos comportamientos que molestan y afectan la salud, el bienestar y la felicidad.
Para que utilizando sus propios recursos internos pueda sanarse y entrar en bienestar.



martes, 8 de abril de 2014

"..."

Dadme dos líneas escritas a puño
y letra por el hombre más
honrado y, encontraré en ellas
motivo para hacerlo encarcelar.
 
Cardenal Richelieu (1565-1642)


viernes, 4 de abril de 2014

El sabio

Un sabio, cierta tarde, llegó a la ciudad de Akbar. La gente no dio mucha importancia a su presencia, y sus enseñanzas no consiguieron interesar a la población. Incluso después de algún tiempo llegó a ser motivo de risas y burlas de los habitantes de la ciudad.

Un día, mientras paseaba por la calle principal de Akbar, un grupo de hombres y mujeres empezó a insultarlo. En vez de fingir que los ignoraba, el sabio se acercó a ellos y los bendijo.

Uno de los hombres comentó:

- "¿Es posible que, además, sea usted sordo? ¡Gritamos cosas horribles y usted nos responde con bellas palabras!".

"Cada uno de nosotros sólo puede ofrecer lo que tiene" -fue la respuesta del sabio-.

miércoles, 2 de abril de 2014

Documental

Teaser documental: EL CAMINO
 
 
 
EL CAMINO es un documental valiente que no se esconde, un documental del pueblo y para el pueblo, y un arma arrojadiza que intenta golpear conciencias y despertar al ser humano de su letargo.