Páginas

domingo, 1 de agosto de 2010

"..."

NECESITAMOS REINSTAURAR LA MARAVILLOSA INOCENCIA DE LA VIDA Y LA ALEGRIA DE EXISTIR MOMENTO A MOMENTO.

LA MISMA ALEGRÍA QUE SIENTE EL BEBÉ EN SU FELIZ ESTADO DE MARAVILLADO ASOMBRO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada