Páginas

miércoles, 13 de octubre de 2010

"Justicia"

Cuando era pequeño, Cosroes (más tarde Cosroes I, rey de Persia) tenía un

maestro tan bueno, que le hacía obtener resultados brillantes en todas las

disciplinas que le enseñaba. Cierta tarde, el maestro, aparentemente sin

motivo alguno, lo castigó con gran severidad.

Años después, Cosroes subió al trono. Una de las primeras medidas que tomó

fue ordenar que le trajeran ante su presencia al maestro de su infancia para

exigirle una explicación por aquella injusticia de antaño.

-¿Por qué me castigaste sin que lo mereciera?- le preguntó.

-Cuando percibí tu inteligencia, supe inmediatamente que un día heredarías

el trono de tu padre- respondió el maestro–, y quise mostrarte cómo la

injusticia puede marcar a un hombre para el resto de su vida. Espero que tú

nunca castigues a nadie sin motivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada