Páginas

lunes, 1 de noviembre de 2010

"La ausencia de justificación"

Quizá pienses que siempre tienes que tener una razón para hacer algo; si no, ¿qué sentido tiene hacerlo? Puedes hacer cualquier cosa simplemente porque quieras hacerla y por ningún otro motivo. No necesitas tener un motivo o una razón para hacer lo que quieras hacer. El buscar motivos para todo es el tipo de pensamiento que te aleja de las experiencias nuevas y estimulantes. Cuando eras niño, podías jugar con un saltamontes una hora entera sin más motivo que tu placer. Podías subir a un cerro o hacer una excursión por el monte. ¿Por qué? Porque querías hacerlo. Pero como eres una persona adulta sientes que tienes que tener una buena razón para hacer las cosas. Esta pasión por las razones evita que te abras y que crezcas.

Qué libertad da el saber que no tienes que justificarte ante nadie, ni ante ti mismo, nunca más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada