Páginas

viernes, 29 de abril de 2011

El zen dice que no disecciones, que no analices

A un granjero, que era testigo en un caso del ferrocarril allí en Vermont, le pidieron que explicase a su manera cómo había sucedido el accidente.
"Bueno, pues Jake y yo íbamos caminando por la vía cuando escuché un pitido, así que salí de ella y pasó el tren, y me volví a meter en la vía, pero ya no vi a Jake. Así que caminé un poco y no tardé en encontrar el gorro de Jake, y luego uno de sus brazos, y luego otra pierna, y por allí, a un lado, la cabeza de Jake. Así que me dije: "¡Carajo! ¡Algo le ha pasado a Jake!".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada