Páginas

lunes, 12 de diciembre de 2011

Nuestra infancia queda esparcida como polen que fecunda la vida adulta. Tardamos toda la vida en sacudirnos los critstales de pureza que en un tiempo atrás dieron un sentido -olvidado- a nuestras vidas. Memoria.

Beatriz Piñeiro Varela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada