Páginas

jueves, 18 de agosto de 2011

La cualidad del zen

Un gran maestro zen, Nan-in, se hallaba cortando leña en el bosque. Y llegó un profesor de universidad a visitarle. Y claro, el profesor pensó: "Este leñador sabrá dónde vive Nan-in". Así que se lo preguntó. El leñador tomó el hacha en sus manos y dijo: "Me costó muy cara".
El profesor no le había preguntado nada sobre el hacha. Lo que hacía era preguntarle dónde vivía Nan-in; le preguntaba si le hallaría en el templo. Y Nan-in volvió a levantar el hacha y dijo: "Mírela, me costo muy cara". El profesor se sintió un tanto desconcertado, y antes de que pudiera escapar de allí, Nan-in se le acercó y le colocó el hacha en la cabeza. El profesor empezó a temblar y Nan-in le dijo: "Tiene muy buen filo" ¡Y el profesor salió corriendo!
Más tarde, cuando llegó al templo, se enteró de que el leñador era nada más y nada menos que el propio Nan-in. Entonces le preguntó a uno de los discípulos:
-¿Es que se ha vuelto loco?
-No -aseguró el discípulo-. Usted le ha preguntado si estaba Nan-in y él ha respondido que sí. Le mostraba su ecceidad, su talidad. En ese momento era leñador, estaba totalmente absorbido en el filo del hacha. En ese momento era esa filosidad. Al ser tan inmediato, al estar tan en el presente, le estaba diciendo: "Soy en ella". Lo pasó usted por alto. Le estaba enseñando la cualidad del zen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada