Páginas

miércoles, 8 de junio de 2011

"..."

Nunca le hagas a la realidad una pregunta indirecta, y nunca preguntes a la realidad con algún prejuicio; si lo haces recibirás un "no" por respuesta. Pregunta directamente. Desecha la mente, todos tus prejuicios, presuposiciones, filosofías, y pregunta de manera directa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada