Páginas

lunes, 13 de junio de 2011

Comenzaré una historia

Comenzaré con una historia:

“Toda la familia está reunida en una cena. De pronto el hijo mayor anuncia que va a casarse con la vecina de en frente. Cada familiar tiene algo que decirle. El padre: “¡Pero su familia no le ha dejado ni un centavo de herencia!”. La madre: “¡Y ella no ha sido capaz de economizar nada!”. El hermano menor: “¿Cómo te puede interesar? ¡No conoce nada de fútbol!”. La hermana: “¡Nunca he visto una mujer tan ridícula!”. El tío: “Una tonta, lo único que hace es leer novelitas de amor!”. La tía: “¡Se viste con un mal gusto atroz!”. La abuela: “¡Lo poco que tiene lo gasta todo en maquillajes!”. El abuelo: “¡Sus senos son falsos!”… Entonces el hijo mayor responde: “Cierto, todo eso es verdad, pero ella tiene una enorme ventaja sobre nosotros”. La familia exclama: “¿Una ventaja? ¿La cual?” Y él les dice: “¡Ella no tiene familia!”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada