Páginas

miércoles, 29 de junio de 2011

Relato “ZEN” sobre dos monjes que volvían al monasterio

Al caminar adelante, el monje más viejo llegó a un río.
En la orilla había una hermosa joven.
Ella tenía miedo de cruzar sola.
El viejo monje desvió pronto la mirada y cruzó el río.
Cuando estuvo del otro lado, volvió la cabeza y, para su espanto, vio al monje joven llevando a la chica por el río sobre sus hombros.
Los dos monjes siguieron su camino uno al lado del otro.
Cuando estaban afuera de las puertas del monasterio, el monje más viejo le dijo al más joven:
- “Eso no estuvo bien: fue contra las reglas; los monjes no podemos tocar a las mujeres”.
El monje más joven respondió:
- “Yo la dejé en la orilla del río. Tú aún la llevas contigo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada