Páginas

viernes, 24 de junio de 2011

El derecho a la pereza

¿No pueden comprender los trabajadores que, al trabajar en exceso, agotan sus fuerzas y las de su progenie que están extenueados y, mucho antes de que les llegue el momento, son incapaces de hacer nada; que, absorvidos y brutalizados por ese vicio, ya no son hombres sino fragmentos de hombres que matan todas las bellas facultades de su interior para no dejar viva y floreciente más que la furiosa locura del trabajo?

Paul Lafague.
("El derecho a la pereza" - 1883)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada