Páginas

miércoles, 12 de enero de 2011

"..."

No movamos el mar de emociones de nuestr@s herman@s sin consideración o de forma deliberada. Seamos conscientes que la tormenta en la cual ponemos a su espíritu, vendrá tarde o temprano fluyendo sobre las orillas de nuestra propia corriente de vida.

En su lugar, traigamos siempre tranquilidad, amor, armonía y paz para todo lo que es la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada