Páginas

lunes, 3 de enero de 2011

Meditación sedente

Si practicas la meditación pero tu mente permanece inquieta y cautiva en medio de la actividad es porque tu meditación no es suficientemente poderosa.

Si tu práctica sólo pretende desembarazarte del desasosiego cuando te halles en plena agitación, tu mente se turbará como si nunca hubieras meditado.

Dahui.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada