Páginas

sábado, 29 de enero de 2011

Elogio de la lentitud

Desde el triunfo de la industrialización la vida no ha dejado de acelerarse. Cada vez queremos más, mejor y más rápido. Esta demanda repercute en un desgaste personal y en un entorno incompatible con la serenidad y que crea mucho más estrés que felicidad. Para combatir este culto a la velocidad ha nacido el movimiento mundial de la lentitud.

Te animo, cuanto menos, a profundizar en él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada